top of page
  • Foto del escritorOmar Verdugo

El Camino de la Tierra

Talleres Presenciales Para Caminantes Por Omar Verdugo


Hola, mi nombre es Omar Verdugo y lo invito a conocer Caminantes de la Tierra, es un proyecto grupal, comunitario y colectivo a través del cual comparto información, conocimiento, métodos y ejercicios para el despertar y desarrollo de la conciencia, qué es, cómo trabaja y cómo podemos entender nuestra evolución en el camino de la tierra.


Nuestra vida, la que actualmente vivimos y de como la vivimos no lo es todo. Hay mucho mas dentro de ella que aun desconocemos y la razón de ello es por la forma habitual que tenemos de vivir, la que, además, esta tan llena de costumbres que, fácilmente nos empuja a vivir en el campo de las ilusiones y las apariencias ¡Y esto, nos vuelve vulnerables a todo tipo de influencias! Vivir así, es estar dando mayor importancia a las exigencias diarias, a intereses particularmente materiales que ayudan fuertemente a modelar nuestra personalidad y modo de ser. Y entre ello, se refuerzan hábitos y costumbres que parecemos amar tanto. Nos enfocamos mucho en esas tendencias y facetas de nuestra vida que, olvidamos echar una mirada a nuestro mundo interior olvidándonos de nuestra realidad espiritual en el Camino de la Tierra.


Pareciera que el mundo y la existencia humana fueran diseñados de manera que los humanos fuéramos continuamente empujados a vivir en los encantos, gustos, atractivos y satisfacciones en los que se sumergen nuestros cinco sentidos, es decir, el lado exterior de nuestra vida, lo que, desafortunadamente, atrae a las mayorías.

Hacer lo que hacemos para intentar vivir una vida equilibrada, saludable, llena de distracciones, trabajo y compromisos esta bien, es lo normal en la tierra, pero, cuando todas estas actividades y exigencias diarias nos acaparan tanto llegamos a perder el contacto consigo mismos, con nuestro fuero interno y nos olvidamos de nuestro origen al correr y olvidar. Entonces, ¿que ocurre? ¡Bajo mucha presión o en situaciones críticas las personas llegan a cansarse mentalmente, se estresan y ya no ven claro en las situaciones que viven y cometen errores, se debilitan y al menor conflicto, a la menor contrariedad se sienten desamparados!


Es normal que nos suceda, que nos salgamos de si mismos y pongamos toda nuestra atención a las exigencias del mundo exterior que parece obligarnos a ello, así es el mundo y para ello debemos aprender a vivir y conducirnos en el para no ser arrastrados por el encadenamiento inevitable de hechos y sucesos que muchas veces nos hace perder el equilibrio entre el mundo interior y el mundo exterior.


Sin embargo, no dudaré en comentar que, desgraciadamente, a los humanos nos encantan mucho las distracciones, tenemos la inclinación a dispersar nuestra mente y fragmentarla sin intentar remediarlo. Muchos dedican horas enteras en distraerse en lo que sea que sea su placer, gustos o inclinaciones y eso no es malo, sino que, se corren riesgos al usar su tiempo en practicas sociales o actos personales primarios que propician la disgregación de su cultura y su moral.


No se dan cuenta que ponen en riesgo su evolución al olvidarse de la Gran Realidad en el Camino de la Tierra que exige finas atenciones de nuestra parte para evitar eso precisamente, disgregarnos, perdernos, adormecernos. Sin embargo, mucha gente insiste en dispersar su mente en tantos placeres ordinarios como también, y aunque le sorprenda un poco, en estudios de sistemas filosóficos, religión, ciencia y arte. Hay gente que se apasiona inventando y compartiendo cursos de éxito y superación personal de carácter religioso, cuántico, metafísico o materialista y hay otros que fabrican ideologías con resultados tan absurdos que no son mas que el reflejo a esta tendencia a alejarse de la fuente original y de su camino en la tierra manteniendo su conciencia adormecida a lo largo de los años sin intentar remediarlo.


Amigo lector, la vida en la tierra es como es, tal cual la conocemos usted y yo y, sin duda es muy compleja, es verdad, pareciera no haber respuestas ni soluciones a una tremenda cantidad de hechos e interrogantes que acontecen en el mundo, a nuestro alrededor, pero, muy especialmente en nuestra vida personal con temas relacionados a conflictos íntimos que no son bien comprendidos o resueltos tales como el resentimiento, reclamaciones injustas e indebidas que mantenemos en contra de algún conocido, amigo o familiar ¡Incluido Dios que barbaridad! También, esos juicios y prejuicios que permitimos desarrollarse en nuestra mente sin control en detrimento de nuestro bienestar haciéndonos tomar decisiones erróneas que quebrantan nuestras finanzas o nuestra relación familiar y de trabajo. Incomprensiones sobre hechos o actos ajenos que nos causan enojo, discordia, odio o agresión. Aquellas oraciones que quizás no fueron escuchadas y por las cuales mantenemos quejas y juicios discordantes contra aquella fuerza espiritual o presencia divina que no nos escucho y, cuya consecuencia es la pérdida de la fe. Temas como la falta de confianza en uno mismo, el terror o el miedo, la soledad y el egoísmo, tendencia a la depresión y la tristeza, al derrotismo, al miedo a crecer y prosperar, comportamientos gregarios que afectan y desmerecen nuestra cualidad moral, cultural y familiar, en fin, muchos temas que tratar que presentan diversos problemas o desafíos que pueden llegar a ser comprendidos y resueltos de una manera muy sencilla.


Amigo lector, La Verdad es siempre muy sencilla, lo invito a activar un sentido de responsabilidad común y comenzar a preocuparse por regresar y caminar hacia su propio interior, hacia la Fuente Original de donde somos. Y para comenzar andar ese camino, lo invito a conocer Caminantes de la Tierra con una propuesta fuera de lo común.


Saludos Cordiales,


Omar

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page